¿Hasta cuándo?


El año pasado, 53 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas… Se dice rápido, pero toca a más de cuatro mujeres por cada mes.

En la mayoría de los casos, conocemos la consecuencia del desenlace, pero desconocemos por completo el origen. ¿Por qué se ha llegado a esta hecatombe?

Todas las medidas para evitar este estrago en la sociedad serán bienvenidas, y toda detección será poca si detrás no hay una verdadera prevención.

Confiar en que la sociedad vaya a detectar tal desgracia, discúlpenme, pero me parece una quimera. Estamos hablando de realidad, señoras y señores, que no de ficción.

No descubramos la fatalidad; por favor, anticipémonos a ella. 

Que… ¿Cómo? Pues con anteojeras no, por supuesto.

Más de 700 mujeres muertas por violencia de género desde que la legislación española aprobara una ley, precisamente, para protegerlas, allá por el 2004.

Feliz día!


Navidad… Que si   profana, comercial, consumista… ¿Qué va a nacer el Niño? Pero cuándo y de quién?

La familia… Esa gran treta de la reunión familiar. Que si con los familiares de uno, que si con los del otro… Pero… ¿No estábamos hablando de familia?

Alegría… Tal vez porque así viene marcada. ¿Aguafiestas? Oh, no. Para qué recordar a todas aquellas personas sin nada qué llevar a la boca. Pero si así están otros días, ¿hoy por qué nos las muestran?

Las felicitaciones… Feliz Navidad! Felices Fiestas! Feliz Año! Quedan bien y ¿qué labor nos supone? Que en todo el año no has sabido nada de la otra persona, pues qué mejor que un Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

Disfrútenla, eso sí, como harían con cualquier otro día que no  volverá.

Feliz día!

No comment

thought-1014406_640Días atrás, leía la siguiente respuesta dada por una persona a otra sobre una opinión que había escrito sobre un tema: “Si no eres capaz de comprender un texto, por lo menos no comentes.”

Demasiado fuerte como para quedarme callada. Perpleja me ha dejado el coartar la libertad de expresión con esas palabras.

Y es que opinar sobre algo, expresar la opinión, es manifestar nuestro parecer. Lo que en ese momento pensamos según lo que hemos entendido.

Pueden tratar de explicarse mejor. ¿Por qué no? Pero no para cambiar pareceres en todo caso, cuando cada persona es libre de dictaminar lo que considera oportuno, siempre dentro del respeto y de la educación, por supuesto.

Os dejo, esta hermosa y gran frase del extraordinario escritor José Luis Sampedro:

“Sin libertad de pensamiento, la libertad de expresión no sirve de nada”.