Mi bandera es el mundo

manos mundo

No me gusta encerrarme, porque sería mirarme hacia mí misma, y justamente eso es lo que no soporto, cuando hay tantas personas alrededor que merecen ser miradas.

Casi sin darme cuenta, me he visto en una sociedad en la que no me reconozco. Me pregunto dónde he estado, hacia dónde he mirado y lo que he estado pensando.

Aquí sigo, sí… Mirando hacia todos lados, mientras mis ojos me permitan ver, y sintiendo, mientras mi corazón no deje de latir.

Os invito a escuchar una preciosa canción de Pablo López junto con Juanes.  Disfrútenla.

“Tus manos son mi bandera… y tengo de frontera una canción.”

 

¿Hasta cuándo?


El año pasado, 53 mujeres han sido asesinadas en España por sus parejas… Se dice rápido, pero toca a más de cuatro mujeres por cada mes.

En la mayoría de los casos, conocemos la consecuencia del desenlace, pero desconocemos por completo el origen. ¿Por qué se ha llegado a esta hecatombe?

Todas las medidas para evitar este estrago en la sociedad serán bienvenidas, y toda detección será poca si detrás no hay una verdadera prevención.

Confiar en que la sociedad vaya a detectar tal desgracia, discúlpenme, pero me parece una quimera. Estamos hablando de realidad, señoras y señores, que no de ficción.

No descubramos la fatalidad; por favor, anticipémonos a ella. 

Que… ¿Cómo? Pues con anteojeras no, por supuesto.

Más de 700 mujeres muertas por violencia de género desde que la legislación española aprobara una ley, precisamente, para protegerlas, allá por el 2004.