No comment

thought-1014406_640Días atrás, leía la siguiente respuesta dada por una persona a otra sobre una opinión que había escrito sobre un tema: “Si no eres capaz de comprender un texto, por lo menos no comentes.”

Demasiado fuerte como para quedarme callada. Perpleja me ha dejado el coartar la libertad de expresión con esas palabras.

Y es que opinar sobre algo, expresar la opinión, es manifestar nuestro parecer. Lo que en ese momento pensamos según lo que hemos entendido.

Pueden tratar de explicarse mejor. ¿Por qué no? Pero no para cambiar pareceres en todo caso, cuando cada persona es libre de dictaminar lo que considera oportuno, siempre dentro del respeto y de la educación, por supuesto.

Os dejo, esta hermosa y gran frase del extraordinario escritor José Luis Sampedro:

“Sin libertad de pensamiento, la libertad de expresión no sirve de nada”.

Libertad de expresión

Bright Ideas : la cabeza pensar en vector silueta Foto de archivoHay veces que me asaltan las dudas de si realmente vivimos en una sociedad donde impera la libertad de expresión.

En multitud de ocasiones nos da miedo a decir lo que pensamos.

Nos callamos… O decimos lo que los demás quieren oír… ¿Por qué? ¿Tenemos miedo a lo que los demás piensen de nosotros? ¿O a que sepan cómo somos? ¿O a que nos dejen de hablar? ¿O quizás a que nos cataloguen dentro de un grupo al que no pertenecemos?

Me llama la atención que la mayoría de las veces, todas las personas opinan lo mismo. Con lo difícil que eso es… Pero, ¿es lo más fácil? Sí. Así nadie te cuestiona.

¿Por qué voy a meterme en problemas si aceptando o callando no los tengo?

Para ser tú mismo, sin hipocresía. Da tu opinión siempre con educación y respeto, pero si no estás de acuerdo con algo, manifiéstate, no te calles. El silencio sólo hará que cada vez nuestra libertad de expresión se mengüe.

Si yo no pienso igual que tú, no soy diferente, sólo tengo una opinión distinta.

“Podrán callarnos, pero no pueden impedir que tengamos nuestras propias opiniones.”

Ana Frank