A vueltas con la edad

Familia, personas de diferentes edades delinean el estilo

Seguimos entre máscarillas sí, mascarillas no, cuando ya tenemos aquí otro verano esperándonos. Playa, sol y… ¿fiesta?

Me ha llamado la atención en esto de las fiestas la edad de las personas que se dice disfrutan más… Esa edad en la que si ya te queda lejos, parece que estás fuera de la onda de esa diversión que sólo los más jóvenes saben hacerlo.

Ese «derecho» que se le concede porque sí, porque «somos jóvenes y tenemos que disfrutar y pasárnolo bien». Oigan, todo el mundo tiene ese mismo derecho, haya nacido en el año que haya nacido.

Y lo que más me preocupa es que, no sólo ellos mismos se lo creen, sino también esa otra parte de la sociedad que está de acuerdo y no es capaz de decirles que, sí, tienen toda la razón del mundo, pero… Tal vez no sea el momento ni la ocasión para hacer la mejor fiesta de tu vida. Que si el año ha sido largo, lo ha sido para todos, desde los que han nacido y apenas han visto sonrisas, hasta esos mayores que ya se ha dejado de hablar de ellos, y muchos ni contarlo podrán.

Si nos les damos esa capacidad de poder «pensar» en los demás y no sólo en «uno mismo», mal vamos señoras y señores.

Lo siento, sigue sin gustarme mirar hacia delante simplemente, o hacia abajo, que está muy de moda; hay veces que en una mirada hacia los lados, se ven cosas sorprendentes.

El silencio

Calm Sea : Una concha de caracol en una exótica playa con el mar de fondoHoy quiero recordar a esas personas, mayores o jóvenes, resignadas, que creen haberlo perdido todo y permanecen en silencio.

No reprochan. No critican. No censuran. No juzgan.

Pero sus caras reflejan el cansancio, el hastío, el disgusto… La vergüenza de este mundo en el que se ven reflejados sin ser llamados a participar.

Demasiado conscientes de la realidad. Realidad que pesa sobre sus cuerpos como una losa.

No articulan palabra. Pero se les oye mirándolos a la cara. Sus ojos hablan. Su expresión emite juicios.

«Un rostro silencioso con frecuencia expresa más que las palabras.» (Ovidio, 43 a.C. – 17 d.C. Poeta romano)